lunes, 13 de septiembre de 2010

Concentración de auroros

Hoy ha tenido lugar en Priego, con motivo de las fiestas de la Virgen de la Aurora, una concentración de auroros de diferentes pueblos de la provincia. Las autoridades han tomado todas las medidas necesarias para evitar incidentes y alborotos, y han sido movilizadas Cruz Roja, Protección Civil y la Guardia Civil. El tráfico ha sido cortado en varios puntos de nuestro municipio, en previsión de colapsos, y se han extremado las medidas de seguridad ante la avalancha de personas. La Guardia Civil ha registrado los campamentos instalados en la totalidad de los parques de nuestro municipio y ha incautado varios kilos de hachís, drogas de diseño y algunas navajas. La celebración de botellones improvisados ha alterado la paz de los vecinos hasta altas horas de la madrugada.

video

Los hermanos de la Aurora dieron paseos por Priego durante la tarde, realizando varias paradas en las que interpretaban las antiguas canciones de su repertorio. Aquí cantan en el Corazón de Jesús los Hermanos de la Aurora de Lucena.

video

Estos son los hermanos de Villafranca de Córdoba.

video

Y estos los de Monturque (consultar más datos aquí y aquí). Me ha seducido especialmente esta música.

Luego participaron todos en la procesión. A la salida de la Virgen, los hermanos de la Aurora de Priego interpretaron la única canción que saben. Siempre me han emocionado más estas pequeñas procesiones de barrio que las grandes. En las procesiones de barrio del verano hay algo frágil y delicado que me conmueve: están mantenidas más que nada por los ancianos y los niños, que son los que llevan velas en la procesión, y parecen luchar tenaz y constantemente contra la extinción. Las mantienen los recuerdos de nuestra infancia, la fijación de una de nuestras primeras afiliaciones: a la gente de todos los días, el pulso de cuya vida examinas cada año en la reunión. Son procesiones muy humildes, con adornos florales pobres aunque primorosos, con un recorrido muy breve. Recuerdas por medio de ellas a tus abuelos, las mecedoras de la infancia, las banderas de papel de seda de colores que se colgaban de un lado a otro de la calle, el ámbito misterioso de la noche que sólo en contadas ocasiones se te permitía explorar, la prueba de paso de la pubertad consistente en llevar sobre tus hombros a la imagen (que pesaba más de lo que podías soportar...). Aunque la mayoría de la gente del barrio no asiste a la procesión y ves casi todas las puertas y ventanas cerradas a cal y canto, siempre acuden muchos "exiliados", gente que tuvo que abandonar el barrio. La mayoría vive a escasos centenares de metros, pero ya no poseen esa nacionalidad íntima y primera, que sólo recuperan el día del barrio.

video

Aprovechamos que la pequeña iglesia de la Aurora está abierta para echar un vistazo. Como podéis apreciar, es preciosa.

video

4 comentarios:

  1. Es la primera vez que oigo esto de los "auroros", me ha hecho gracia el nombre...
    Yo también guardo un recuerdo muy entrañable de la infancia con referencia a la Aurora, la patrona del pueblo de mi padre... de una procesión al amanecer donde hombres y mujeres y muchos niños en filas separadas cantaban por las calles...
    tradiciones que no debieran perderse¡¡
    besos

    ResponderEliminar
  2. Mi querido Antonio:
    Aquí me tienes, disfrutando de todo lo que publicas y admirando tu trabajo... Excelente y muy interesante (Los "Auroros", los trovos, curiosidades de la Tiñosa, el supuesto volcán, las nubes...)
    Gracias una vez más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no pierdo de consultar vuestra web y otras de Priego y alrededores, desde que mi mujer me acerco a este bello lugar. Por cierto ella, se llama Aurora en honor a su patrona. Su familia és de Priego de Cordoba y de Almedinilla.
    Un saludo desde Terrassa (Barcelona)

    Luís

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos. Un saludo especial para ti Luis, que nos sigues desde tan lejos. Es un gran aliciente para nosotros poder acercar la zona a gente de otros lugares y a los que tuvieron que marcharse de aquí.

    ResponderEliminar