jueves, 18 de febrero de 2010

Monja por fuerza

video


Y un domingo por la tarde (bis)

me sacaron de paseo (bis).

Y al revolver de una esquina (bis)

había un convento abierto (bis).

Salieron todas las monjas (bis),

todas vestidas de negro (bis).

Me agarraron de la mano (bis)

y me entraron allí adentro (bis).

Me tumbaron en una mesa (bis)

como si me hubiera muerto (bis).

Me quitaron los zarcillos (bis)

y me cortaron el pelo (bis).

Yo no siento mis zarcillos (bis),

sólo mi mata de pelo (bis).


Muchachas disfrazadas de monjas

Esta versión es casi idéntica a la que recoge Enrique Alcalá Ortiz en su "Cancionero Popular de Priego" (tomo IV). Esto es un fragmento de una antigua y triste canción del folklore español e hispanoamericano, "La monjita" o "Monja por fuerza", de la que múltiples versiones, de diferentes lugares, vienen recogidas en el "Pan-hispanic Ballad Project", de la Universidad de Whasington. Muchas de estas versiones son del siglo XIX. Aquí copiamos la que aparece en el libro "Lolita: cantares y juegos de las niñas", de 1.910:

Yo me quería casar,
yo me quería casar,
con un mocito barbero,
y mis padres me querían,
monjita en un monasterio.
Una tarde de verano,
me sacaron a paseo,
y al revolver de una esquina,
había un convento abierto.
Salieron todas las monjas,
vestidas todas de negro,
con una luz en la mano,
que parecía un entierro.
Me cogieron de la mano,
y me pasaron adentro,
me sientan en una silla,
y me cortan los cabellos,
me quitaron los pendientes,
los anillos de mis dedos,
mi mantillita de raso,
mi jubón de terciopelo.
Lo que más sentía yo,
era mi mata de pelo.
Vinieron mis padres,
con mucha alegría,
me echaron el manto,
de Santa María;
vinieron las monjas,
con santo fervor,
me echaron el manto,
de la Concepción.
Si pongo zapatos,
de color de lila,
dice la abadesa,
que allí no se estila.
Si pasa mi madre,
y le digo adiós,
dice la abadesa,
que vaya con Dios.
Si bajo a la reja,
a hablar con mi amor,
la abadesa dice,
eso, no señor.
Adiós, a mis padres,
adiós, a mi amor,
adiós para siempre,
para siempre adiós.


Podéis encontrar otras muchas versiones en el Google tecleando "La monjita" o "Yo me quería casar con un mocito barbero". Una versión, por ejemplo, está en esta página de Alcózar, un pueblo de Soria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario