miércoles, 23 de diciembre de 2009

Canciones de Carmen Alcalá Pérez

Carmen Alcalá Pérez, la "Serafina" (ya que su padre era de la casta de los "Serafines"), vive en la residencia de mayores GEISS, de Priego, de donde es natural. Fue la mayor de 6 hermanos y tuvo que cuidar de los demás. Es muy dispuesta y espontánea. Una mujer de las que hay en la sala no quiere que cante; Carmen se disgusta y dice que ya no va a cantar. Afortunadamente, la otra mujer sale y Carmen se suelta. Hay una pequeña interrupción: una de las residentes que acaba de entrar avisa a los demás de que están registrando en las habitaciones, en busca de comida no autorizada. Luego llegan la alcaldesa y otros miembros de la corporación municipal, junto a voluntarias vestidas de Papá Noel, y dan un regalo a los ancianos: una bola de nieve con caramelos en la parte inferior.

video

Tú pasates por mi puerta,

ole,

no me dijites adiós,

ole ya,

lo que te dejas te llevas,

ole,

tú no eres mejor que yo.

Ole ya que no tengo pena,

ole ya que tengo alegría,

ole ya la morena mía,

ole ya.

video

El amor que te tenía,

ole,

era poco y se acabó,

ole ya,

era un castillo de arena

ole,

y el viento se lo llevó.

Ole ya que no tengo pena,

ole ya que tengo alegría,

ole ya la morena mía,

¿queréis más?

video

Anoche me salió un novio,

ole,

se lo dije a mi agüela,

ole ya,

estaba comiendo sopas,

ole,

y me tiró la cazuela.

Ole ya que no tengo novio,

ole ya que se llama Antonio,

ole ya que yo no lo quiero,

ole ya porque es mu embustero.

video

El querer y el interés

ole,

salieron al campo un día,

ole ya,

pudo más el interés,

ole,

que el querer que te tenía.

Ole ya que no tengo novio,

ole ya que se llama Antonio,

ole ya que yo no lo quiero,

ole ya porque es mu embustero.

video

Esos dos que bailando vienen,

esos dos que bailando van,

el sombrerillo se lo quitará

y a su compañera se lo dará.

De estas otras coplillas de rincoros me dice sólo la letra:

Me dijiste que era fea

y al espejo me miré:

y algún salerillo tengo

y a algún tonto engañaré.

-----------------------------

Mi suegra y mi cuñadita

a mí no me pueden ver:

para qué enturbian el agua

si la tienen que beber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario